Escuela de Familias: Enfermedades infantiles más frecuentes (Parte I)

Escuela de Familias: Enfermedades infantiles más frecuentes (Parte I)

Autora: Yolanda García

Los niños/as suelen enfermarse con frecuencia, lo cual se debe, fundamentalmente, a que su sistema inmunitario está en formación.
Al igual que otros lugares en donde las personas están en habitaciones cerradas, las Escuelas Infantiles son una fuente de gérmenes, virus y bacterias que transmiten enfermedades y producen la interrupción de las rutinas escolares y familiares.
Una de las formas más efectivas de prevenir las infecciones es también una de las más sencillas: lavarse las manos. Hay que enseñar a los niños, desde edades tempranas, a lavarse las manos con frecuencia: antes y después de comer, después de ir al baño, después de jugar en el parque, después de tocar algún animal… Y hay que enseñarles a lavarse bien, tanto las palmas como el dorso de las manos, con jabón y aclarándolas bien bajo el chorro de agua.
A continuación se exponen las enfermedades más frecuentes en la Escuela Infantil:

Gastroenteritis o “Gripe intestinal”: La gastroenteritis es una inflamación o hinchazón del estómago y los intestinos a raíz de un virus.
Síntomas: Náuseas, vómitos, diarrea, fiebre y calambres abdominales.
Tratamiento: Para tratar la gastroenteritis, se debe seguir 3 pautas:
– Se debe guardar reposo en casa y beber gran cantidad de líquidos, para evitar la deshidratación. El niño debe estar bien hidratado.
– Salvo los antitérmicos para bajar la fiebre, no se debe administrar al niño otro medicamento. Solo se usa cuando lo prescriba el médico.
– Durante las primeras 24 horas no se deben ingerir alimentos, y hay que tomar sólo agua, zumo de zanahoria o té; deben ingerirse dos litros diarios, como mínimo, de líquido sin azúcar, ya que éste puede prolongar la diarrea. Manzanas, arroz blanco y pechuga de pollo son alimentos recomendados para una dieta en el tratamiento.
– En los bebés lactantes no hace falta cambiar nada en su dieta. La madre debe seguir amamantándole igualmente. Lo mismo para los bebés que tomen biberón. Evitar el azúcar y los dulces, así como los alimentos grasos, y no forzar al niño a que coma.
¿Es contagiosa?: La respuesta es sí, de forma muy sencilla. Por ejemplo a través de agua, alimentos u objetos contaminados, o a través de las manos o con las heces. Es muy fácil el contagio en escuelas infantiles, colegios y hospitales.

Boca, mano, pie: Es una infección viral común que en la mayoría de los casos comienza en la garganta.
Síntomas: Fiebre, pérdida de apetito, dolor de garganta, sensación de malestar, llagas dolorosas en la boca, que normalmente comienzan como puntitos rojos planos, un sarpullido de puntitos rojos planos que pueden convertirse en ampollas en la palma de las manos y la planta de los pies y, a veces, en las rodillas, los codos, las nalgas o el área genital.
Tratamiento: No hay un tratamiento específico para la enfermedad de boca, mano, pie. La fiebre y el dolor se pueden controlar con medicamentos de venta sin receta, como paracetamol o ibuprofeno, que reducen la fiebre y alivian el dolor. Es importante que las personas con esta enfermedad beban abundantes líquidos para prevenir deshidratarse (perder líquidos corporales)
¿Es contagiosa?: . Los virus que causan la enfermedad de boca, mano pie se pueden encontrar en distintas partes del cuerpo de las personas infectadas:
– en las secreciones de la nariz y la garganta (saliva, esputo, mucosidad nasal);
– en el líquido de las ampollas;
– en las heces (caca).
La enfermedad se propaga de persona infectada a persona sana, a través de lo siguiente:
– el contacto cercano (como los besos y los abrazos) o al compartir vasos y cubiertos;
– la tos y los estornudos;
– el contacto con las heces de una persona infectada, por ejemplo al cambiarles el pañal;
– el contacto con el líquido de las ampollas; y también,
– a través del contacto con objetos o superficies que tengan el virus.

Bronquiolitis: Es una hinchazón y acumulación de moco en las vías aéreas más pequeñas en los pulmones (bronquiolos). Por lo general, se debe a una infección viral.
Síntomas: La bronquiolitis suele comenzar como un resfrío. Luego de dos o tres días de ese cuadro, algunos niños pueden tener pocos síntomas o síntomas menores y otros desarrollar más problemas respiratorios, como sibilancias (ruido similar a un silbido en el pecho, al respirar) y tos.
El niño con bronquiolitis puede presentar alguno de los siguientes síntomas:
– Tos
– Fatiga
– Fiebre
– Respiración muy rápida (taquipnea)
– Aleteo nasal o retracción de los músculos del tórax en un esfuerzo por respirar.
– Cansancio.
– Color azulado en la piel, las uñas o los labios debido a la falta de oxígeno (cianosis): en este caso necesita tratamiento urgente.
Tratamiento: Los antibióticos no son efectivos contra las infecciones virales. El tratamiento incluye broncodilatadores administrados con un aerosol y una aerocámara.
¿Es contagiosa?: , ya que el virus se transmite de una persona a otra por el contacto directo con las manos contaminadas con secreciones nasales o a través de gotitas aerotransportadas generadas al toser o estornudar, por aquellos que presentan la enfermedad.

E.I EL TRÉBOL ENFERMEDADES INFANTILES MÁS FRECUENTES