Escuela de Familias: “El juego y el juguete”

Escuela de Familias: “El juego y el juguete”

Autora: Gema Rivallo

Según proclamó en 1959 la Asamblea General de las Naciones Unidas y ratificó el Parlamento
Español en 1990, jugar es un derecho de la infancia y los adultos hemos de velar por su cumplimiento
en todos y cada uno de los niños y niñas.

BENEFICIOS E IMPORTANCIA DEL JUEGO

El juego posee multitud de beneficios para los niños/as y es una fuente de satisfacción y placer para
ellos.
A través de él se potencian múltiples capacidades: Favorece el desarrollo cognitivo y motor. Es un
instrumento tanto de comunicación como de socialización infantil y promueve la creatividad innata
del niño/a.
Sin duda una carencia importante de juego en la infancia ocasionará un desarrollo incorrecto e
incompleto de la personalidad del niño/a.

EL PAPEL DE LOS PADRES Y MADRES

No fuerces nunca el desarrollo del niño obligándole a repeticiones que no desee. El juego debe ser
siempre espontáneo, placentero, divertido y variado.
No olvides que tu hijo está en edad de jugar y el juego es un medio excelente para su desarrollo y
aprendizaje.
Utiliza cualquier momento y cualquier actividad de forma lúdica.
La función del adulto como animador del juego puede ser doble: en unos momentos puede plantear
propuestas de juego, y en otros convertirse en un organizador del entorno ecológico y físico que
facilite el juego libre. Es importante estimular el juego espontáneo , creando un ambiente tranquilo,
placentero y de confianza.
En definitiva, permitirles un juego libre donde no se encuentren dificultades para acceder a él. Con
posibilidad de manipulación y de que no tenga que pensar en no mancharse. Teniendo en cuenta
siempre la seguridad de los materiales.

CRITERIOS PARA SELECCIONARLOS: LA EDAD

  • DE O A 6 MESES

Lo más importante: estimular los sentidos y la motricidad. Los juguetes más adecuados serán
aquellos que tengan colores vivos, con texturas y formas variadas, que incluyan movimiento y
sonidos, además de ser ligeros para que puedan coger y mantener con facilidad.
– Móviles
– Proyectores de luces y sonidos
– Muñecos blandos, pequeños y de tacto suave
– Juguetes para fijar en la cuna
– Pelotas blandas con distintas texturas
– Mordedores
– Muñecos de goma
– Sonajeros
– Alfombras, mesas, peluches,  gimnasios y centros de actividades

  • DE 6 A 12 MESES

Lo más importante: manipular objetos y explorar el entorno. El bebé aprenderá a moverse por sí
mismo y a ejercer control sobre los juguetes al ser capaz de mantenerse sentado, le gusta explorar,
arrastrar y tirar juguetes.

– Encajables sencillos
– Centros de actividades de manipulación y sensaciones sensoriales
– Libros de goma, tela, cartón de hojas gruesas…
– Juguetes musicales
– Sonajeros y mordedores
– Juguetes para el baño
– Tententiesos
– Pelotas grandes y pequeñas de goma blandas
– Juguetes de formas blanditas, muñecos de trapo
– Balancines, andadores y arrastres
– Juguetes que estimulen el gateo

  • DE 12 A 18 MESES

Lo más importante: manipular objetos y explorar el entorno. En este periodo además de tener una mayor movilidad y autosuficiencia a nivel motor, la imitación se hará más activa y deliberada.

– Bloques de plástico para apilar y tirar
– Juguetes para la bañera
– Muñecos que representen el cuerpo humano
– Muñecos de goma, felpa o trapo
– Juguetes para construcción
– Teléfonos de juguete
– Marionetas de dedo o guante
– Pizarras
– Juegos de formas
– Juguetes musicales
– Cochecitos y correpasillos sin pedales
– Juguetes de arrastre y pelotas
– Balancines y columpios

  • DE 18 A 24 MESES

Lo más importante: movilidad completa y mayor independencia. En esta etapa anticipa los efectos de sus acciones sin tener que probarlos.

– Triciclos, caballitos, balancines y correpasillos sin pedales
– Juegos de construcción un poco más complejos, pero todavía de piezas grandes y colores brillantes.
– Puzzles de 2-3 piezas, encajables y rompecabezas de pocas piezas y grandes
– Juguetes que favorezcan la imitación (cocinitas, tocadores, etc.)
– Muñecas con vestiditos, cunas y demás utensilios
– Juguetes que representen oficios
– Animales, vehículos, objetos del entorno…
– Juegos de arena
– Musicales
– Casas de tela y plástico
– Toboganes, columpios
– Pizarras
– Disfraces

  • DE 24 A 36 MESES

Lo más importante: juego simbólico, jugar a “hacer como si…” Inicio del juego de reglas. Juegos de manipulación.

– Diferentes materiales para la expresión plástica: ceras blandas, lápices de colores, papeles, pinceles, pinturas
– Plastilina y diferentes masas modelables
– Triciclos con pedales, toboganes y columpios
– Juegos de construcción
– Rompecabezas
– Puzzles , encajables y ensartables
– Juguetes que favorezcan la imitación (cocinitas, tocadores, etc.)
– Muñecas con vestiditos, cunas y demás utensilios
– Juguetes que representen oficios
– Animales, vehículos, objetos del entorno…
– Juegos de arena
– Musicales
– Casas, granjas de madera o plástico
– Pizarras
– Disfraces

ORIENTACIONES PARA EL OCIO

o Ofertar espacios al aire libre, aún en invierno: parques, campo, montaña, ya que en ellos se pueden encontrar multitud de experiencias.
o Bibliotecas y cuentacuentos. Es habitual en las bibliotecas públicas que oferten actividades de cuentacuentos para los más pequeños.
o Obras de teatro adaptadas a su edad.
o Actividades organizadas por los museos para niños/as de estas edades.
o Granjas escuela, zoo, safaris…

LA TELEVISIÓN EN NIÑOS/AS DE 0 A 36 MESES

Existen estudios científicos sobre el efecto perjudicial de la televisión en el desarrollo temprano: pasividad, retrasos del lenguaje, inquietud, alteraciones del sueño, alteraciones en la atención y dependencia de las pantallas…etc. Por tanto recomendamos lo siguiente:
Aunque lo ideal sería prescindir de ella en estas edades, dado nuestro ritmo de vida actual, en la realidad sí se utiliza. Pero al menos, intentar no usarla durante más de media hora al día y siempre con programas dirigidos a estas edades que aunque, son escasos, existen en el mercado.
Tendremos en cuenta, como norma general, las siguientes recomendaciones:

o No usar la televisión como canguro.
o No usarla en momentos de socialización como las horas de las comidas en familia, ni para
conseguir que el niño/a coma.
o No usarla como inductora del sueño.