Actividades al aire libre

Actividades al aire libre

Por: Verónica Rojas Damas

Marina Gil Sanandres

La llegada del buen tiempo propicia la realización de actividades en el exterior muy beneficiosas para los niños ya que permitirles jugar con total libertad, favorece el desarrollo de su aprendizaje y sus habilidades sociales y emocionales.

En ocasiones nos surge la duda de qué podemos hacer con ellos y cómo plantear juegos o actividades al aire libre que les motiven y les inviten a interactuar con el medio que les rodea.

Durante el juego libre y espontáneo resulta fundamental la presencia de los padres que generará en los niños un sentimiento de confianza y seguridad que favorecerá un buen desarrollo del juego.
Los niños de estas edades comienzan a ser independientes a la hora de jugar. Es el momento idóneo para realizar ejercicio moderado mediante juegos físicos y de movimiento al aire libre que ayudará a ganar confianza en sí mismos y a vencer sus miedos.
Además comienzan a tener interés por su entorno, les gusta observar e imaginar y por lo tanto la parte creativa gana un lugar privilegiado en su aprendizaje, por ello es recomendable que los niños tengan un promedio de unos 90 minutos de actividad física al día para un desarrollo sano.

La educación de los niños es una cuestión de equilibrio entre el desarrollo de su paciencia y tolerancia y su creatividad y coordinación, desplegando su imaginación y enseñándoles a convivir con sus compañeros y con la naturaleza que les rodea.

Una vez que tenemos claro la importancia y los beneficios de realizar actividades al aire libre con los niños, sólo nos queda realizarnos una pregunta obvia, ¿qué tipo actividades podemos llevar a cabo y qué recursos materiales necesitamos?

Vamos a detallar algunas actividades lúdicas, motivantes y que precisan de pocos recursos, facilitando así la creación de juegos y dinámicas sencillas que a la vez son muy atrayentes.

– Observamos con Lupas:
Esta actividad está orientada a realizarse con la llegada de la primavera, ya que lo que buscamos es que los niños observen de manera directa los cambios que se han producido con la nueva estación. Es un recurso valioso para disfrutar del entorno natural en su pleno desarrollo. Los niños podrán contemplar la aparición de nuevas flores y plantas, los pequeños insectos así como los cambios en la temperatura.

E.I Dulcinea actividades exterior

– Transvases:
El material necesario para este tipo de actividad, son utensilios cotidianos, que nos brinden la posibilidad de manejar sustancias como arena o piedras y transvasarlas de uno a otro, para que los niños puedan experimentar con las alteraciones que se producen en los materiales al cambiarlos de recipiente. Con este tipo de actividades favoreceremos el desarrollo de la motricidad fina, ya que los niños tendrán que manipular distintos materiales y por ello, ejercitar su destreza dígito-manual.

– Estructuras de juego al aire libre:
Las estructuras de juego son siempre un buen recurso del que servirse cuando buscamos una alternativa dinámica, lúdica y motivante para los niños.
Podemos aprovechar recursos naturales como troncos, ramas, arena, calabazas grandes… y combinarlos con otros materiales como cubos, palas, cajones de madera, cuerdas, pañuelos, para de esta forma crear estructuras de juego en las que los niños experimenten, manipulen, jueguen y observen todas las posibilidades de acción que los materiales les ofrecen.

E.I Dulcinea actividades exterior

– Estructura musical:
Podemos recopilar utensilios de cocina que ya no utilicemos para crear una estructura con la que los niños, mediante el golpeo, produzcan diferentes sonidos, de este modo podremos desarrollar su sentido del oído, realizando sonidos más o menos graves, agudos, fuertes, flojos… de modo que puedan reproducir melodías.